La metáfora del frutero y la intención de búsqueda o por qué debes hablar de lo que realmente le interesa a tus clientes

la metáfora del seo y el frutero
En esta entrada se habla de:
|

Habla a tus clientes de lo que verdaderamente importa

Lo sé.

Tú y tu empresa ofrecéis “servicios profesionales” y contáis con “amplias instalaciones” y una plantilla “muy cualificada” con “excelentes resultados” en “innumerables proyectos”. Los acabados de tus productos son de “primera calidad”, así como la “atención personalizada”.

De verdad que lo sé.

Lo que también sé es que el hecho de que sea cierto no es menos cierto que el hecho de que a nadie le interesa leer sobre las bondades y excelencias de otros. A nadie. (dentro metáfora).

Simplemente imagínate que vas a una frutería y le dices al frutero “Buenas, estoy buscando unas naranjas, pero que sean para zumo” (intención de búsqueda).

Acto seguido el frutero saca sus 10 mejores variedades de naranjas y te comenta algo por encima de cada una.

Tú eliges las que el frutero te ha puesto más cerca (primeras posiciones), porque odias tener que elegir y tomar decisiones una y otra vez y, sobre todo, odias perder el tiempo haciéndolo. Así que eliges (haces clic) las que tienes mas a mano, “éstas”, le dices.

Entonces el frutero empieza  a contarte que “estas naranjas han sido cultivadas por la empresa nº1 en el sector, que cuenta con más de 200 empleados altamente cualificados y las mejores instalaciones, gracias a su fuerte inversión en I+D que los mantiene liderando el sector desde hace 45 añ…..

Pero tú no quieres saber nada de la historia de unas naranjas para zumo, solo quieres tus naranjas. Además, las quieres rápido.

No te importa mucho quién, cómo y cuándo las ha cultivado, solo que al exprimirlas, tengan un buen zumo. Es lo que venías buscando (de nuevo, la intención de búsqueda).

No te importa nada que no tenga que ver con hacerte con las mejores naranjas para hacer un zumo, así que cortas al frutero (tasa de rebote/abandono de página) y le dices, “mira ponme esas, mejor (nuevo clic), si esas, las que tienen la etiqueta que pone las naranjas que dan hasta un 50% más de zumo“.

Porque lo único que quieres es que mañana por la mañana, cuando te levantes, tengas las mejores naranjas para tu zumo y las que te ofreció ya no las comprarás porque odias perder el tiempo.

¿Entiendes la metáfora o ya te has ido a por peras?

Bien, pues el frutero, amigo mío, es Google. Los 10 géneros de naranjas que te ha mostrado el frutero, son los resultados de la primera página del buscador y tú has elegido el primero porque es el que tenías más a mano y porque es lo que hacen casi el 30% de los clientes ávidos de naranjas para zumo.

La intención de búsqueda suele premiar a los primeros resultados de Google.
Según un estudio de Sistrix, el 55% de los clics se realizan en las tres primeras posiciones.

Luego has empezado a escuchar una retahíla sobre la productora de naranjas y has acabado perdiendo el interés y eligiendo unas naranjas que resolvían tu intención de búsqueda inicial. (fuera metáfora).

El drama del contenido vacío en Internet

“El contenido en Internet” es un concepto que está haciendo mucho daño a la credibilidad y al propio valor del mensaje que se quiere transmitir. Se habla de “contenido” o “content” y se le añaden innumerables adjetivos calificativos como “marketing”, “management”, “estrategia”, “de valor”, “de posicionamiento” y un largo etcétera.

Pero a veces es contenido vacío, que no ayuda ni resuelve las verdaderas intenciones de búsqueda que realizan los usuarios y potenciales clientes en Google. Y esto no es algo de este año, ya en 2019 Josuah Hardwick explicaba la necesidad de alinearse con las intenciones de búsqueda de los usuarios en Google.

Es más, el algoritmo de Google está diseñado para resolver intenciones de búsqueda y no le gusta que sus resultados no sirvan para nada, así que está diseñado para premiar a los contenidos que resuelvan intenciones de búsqueda de sus usuarios. No olvidemos que es su negocio y si la gente no encuentra nada que le sirva en Google, se irán a otro sitio a buscarlo.

Por eso no puedes crear contenido para posicionar o peor aún, contenido sin tener en cuenta los intereses de los usuarios que puedan estar interesados, porque si no les hablas de lo que les interesa se irán a otra parte y todos tus esfuerzos habrán sido en vano. Tendrás la primera posición, pero no conseguirás que tus clientes se interesen en tu web y no te darán una nueva oportunidad.

Y tú lo sabes, tú que odias perder el tiempo y que de repente te ves leyendo sobre las bondades y logros de alguien, no sobre las bondades o logros de los productos y servicios que te interesaban. Te ves perdiendo el tiempo y te ves claudicando de nuevo ante el reto de “comprar unas naranjas para tu desayuno”.

Empatizando con la intención de búsqueda de tus clientes

Ahora que te has puesto en la piel de la persona que busca algo que tú le puedes ofrecer, estás listo para moldear tu mensaje y contarle exactamente lo que quiere escuchar, no lo que tú le quieres contar.

La realidad es que tienes un mensaje que transmitir a tus clientes. Para transmitir ese mensaje puedes hacer uso de toneladas de contenido, pero no nos olvidemos de lo importante: Tus clientes odian perder el tiempo en la toma de decisiones y tú estás haciéndoles perder el tiempo con un contenido que no es adecuado, es superfluo o, peor aún, les termina ahuyentando de la verdadera finalidad, que es convertirse en cliente/usuario.

Así que cuando pienses en crear “contenido” recuerda que si vendes naranjas, tienes que hablar de las naranjas y tienes que darle valor y significado al contenido.

Moraleja

En resumen, cuando hablamos de posicionar nuestra página web en búsquedas de nuestros clientes, tenemos que tener en cuenta, más allá de keywords y estrategias, que el contenido al que van a acceder sea relevante, esté enfocado a ayudar al cliente en su intención de búsqueda y sobre todo, dirija al usuario a realizar la acción que más nos convenga, ya sea esta rellenar un formulario, hacer una compra, compartir un contenido, valorar un producto,…

En Wordketing nos encanta ayudar a nuestros clientes a resolver las intenciones de búsqueda de los suyos, pero de eso te hablo otro día, porque no sé a ti, pero a mí me han entrado unas ganas locas de tomarme un buen zumo de naranja.

Compártelo con tus contactos, quedarás bien.
Compartir en linkedin
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram
Compartir en email

Tabla de contenidos

Entradas Relacionadas:

El autor de este artículo:

También puedes leer sobre:
Wordketing